jueves, 9 de julio de 2015

Desvirtualizando Selfierunners

Todo empieza siempre un viernes... en este caso sin mis bastones, caminando con mis chicos de Junts en Acció. La emoción está servida con un paquete que llega a casa de la mano de mi Anchel, creo que las imágenes ya valen más que mil palabras.


Caminada por las arenas de Vilanova i la Geltrí, con Junts en Acció.


Llega un regalo... me faltan palabras para todo.


Arrancamos en el amanecer camino del Cadí. El camino se hace corto, pues es harto conocido por mi. Cruzar muchas comarcas y ver como cambia el paisaje, es el eterno encanto del trayecto. Más aún con Montserrat y sus montañas que tanto encanto tienen.

Llegamos al refugio de Vents del Cadí. Empieza la  desvirtualización de los Selfierunners, merecido grupo en Facebook de la mano de Carles Aguilar y que Fran Izquierdo tomó la palabra de Mónica Tejeda en el concepto "desvirtuar" la foto y hacerla realidad. Qué mejor lugar, entorno... que el Macís del Cadí. Por todos amada y respetada la montaña, nos sentimos emocionados ante tal encuentro.

Un abrazo funde las dos Mónica... conocemos a Marcelo Wooley formando el Saucony Team! Victor Greypel (ja ja ja la que lia con su nombre este elitista deportista), Fran conoce a Anchel... que más podíamos pedir. Que hay quien no podía venir a la cita y otros tuvieron otra elección... la próxima será.


Palitoselfie antes de salir. (Foto de Fran Izquierdo)


Pues nada... empieza la aventura por el recorrido del PR125 a pocos metros de pie del refugio. ¡Todo sube! ¡Como no! Vamos subiendo por senderos que van cubriendo de sombra el camino. Pero a pocos metros ya empiezas a dislumbrar el majestuoso Pedraforca. No sin mis bastones... esa montaña es mágica, pero las que la rodean tienen su gran encanto y emoción.



Fran explicándonos la zona y no ha mucho tiempo la hizo en nocturna.

Se empieza a divisar el Pedraforca.
Selfie de Mónica's (Foto de Mónica Tejeda).


Ascendemos hasta el Cap de la Boixassa (1.825 m.). Una subida sin sombra donde el mayor arbusto el boj (boix), que segun Fran y como buen guia del Parque Natural Cadí-Moixeró nos indicó, referencia su nombre, era lo más abundante en la flora. Ligera brisa de aire caliente que casi no te dejaba respirar. El agua fría y helada que llevaba en el depósito de la mochila estaba bien fresca... Fran va en cabeza, le sigue Mónica, Marcelo, Anchel y yo. Las vistas ya son espectaculares y falta poco para llegar al falso pico. Una vez llegamos queda pocos metros... Go! remate y ya estamos en la cima. Extenuante vista, emociones, sensaciones... todo compartido. Momentos congelados en instantáneas fotográficas pero imborrables en la memoria. Nos falta Victor... pero está a recaudo de sus hijas, por cierto... encantadoras niñas. Momento natural el de fundirse con el entorno cuando Fran, Marcelo y Anchel desnudos se someten a la contemplación de las montañas. 



Selfie en el falso pico.

Llegando a la cima (Foto de Fran Izquierdo).


Anchel como embajador de Corredores del Ebro, haciendo honores.

Panorámica que cabe en la retina y en el corazón. Pedraforca, Comabona i Pic de la Moixa.

Los 1.825 metros coronados.

Selfie que no puede faltar (Foto de Fran Izquierdo).


Descendemos por la collada hasta llegar a l'Avenc de la Font del Faig, donde bebemos su fresca agua y seguimos por el camino que queda a pie del Refugio Sant Jordi. Marcelo y Mónica se abrazan al gigante árbol. Tomamos de bajada corriendo el camino siguiendo lo que ahora es torrente en la Vall del Pendís y que surge luego como los Empedrats. Ahí vamos... un GO! Pero cuando llegamos a los Empedrats hay que descender las gigantescas rocas que nos llevan a la poza y fantástica cascada del Salt dels Empedrats. En poco más del kilómetro descendemos más de 500 metros de desnivel.



El paso es estrecho... pero ver el Pendís y su collado es estremecedor.

Preciosa foto hasta con Lluna tan fotogénica.



Llega el momento del baño... refrescante, fría agua. Pero ese momento es grande! Se entra, se sale, se aguanta... Retomamos el camino, pues ya falta poco para llegar al refugio y a una hora más disonante como pasadas las tres y media del mediodía. ¿Pero quién tenía prisa? Ni prisa hay para comer que aun queda el deleite de bañarse a pie del refugio. Luego sí... Vamos a comer y luego una tarde tranquila de charla, cervezas... juntando de nuevo la cena no sin antes el bendito baño. Para mi aguas frías... otro día, me baño entera, no sé!




Sorteando toda dificultad (Foto de Anchel Subirás).

Cuidadín no sea la Sauconychás (Foto de Anchel Subirás)



Llegando a pies de la Roca Tallada pels Empedrats.

Anchel contempla la vista a pie de las rocas que cruzan este fondo.

Refrescante baño en las aguas frías de la poza.

La caída de la cascada de agua espectacular.


La cena un momento de unión de hablar, de reír, soñar... La noche ya cercana y un mañana que vendrá sin prisa alguna.

Víctor madrugó y marchó a entrenar. Se hizo una buena vertical hasta el Coll de Pendís... que sí nano!! Que para hacer grandes retos, hay que entrenar por estos territorios. Y Víctor como deportista que es... lo hace muy bien.

Nos levantamos tarde y desayunamos Anchel y yo, acompañados de Marcelo en la que nos contamos nuestras vivencias, experiencias, sensaciones, puntos de vista... del mundo de la naturaleza y el trail.

Víctor, Mónica y las niñas marchan de paseo, no sin antes Mónica también ha salido a trotar.

Fran está hoy altamente ocupado con los quehaceres del refugio, pues se espera un día muy activo. Así que... como no hay prisa, ya tarde, como pasadas ya la una del mediodía, nos ponemos las zapas, equipación mínima y salimos a trotar. La dirección elegida es l'Adou de Bastareny. Aquí los kilómetros son cortos, pero las pendientes en positivo se notan. 

Les guío y me equivoco de camino. Chicos! Por aquí no es... Damos  la media vuelta y nos cruzamos antes con un numeroso equipo de trailrunners de un club que volvían de su entreno. ¿A dónde vais a esta hora? ya nos había dicho Mónica. Eso es... disfrutar. Me doy cuenta y volvemos. Anchel y Marcelo vuelan en bajada. Yo me quedo más atrás a trote más lento, pues una llaga en el talón me está afectando y mucho de dolor. Luego me doy cuenta que la tenía en carne viva. Pero yo...sigo. Vuelta al cruce, recuerdo que era seguir la pista para arriba, tal como mencionó Fran. Sinuosa pista tobogán... je je je ¡Venga chicos... GO! Les voy alcanzando, pero la llaga...ahí está. Mejor la callo en silencio, no pasa nada. Voy corriendo con mis bastones de nordic... floto y no me impacto tanto. Me aligera la molestia. Nos adentramos hacia l'Adou... ese ruido del agua, la cascada, el frescor del camino. Inmortalizamos ese momento y nos dirigimos al origen de l'Adou donde el agua emerge del subsuelo como fuente de magia. Agua fresca que bebemos y rellenamos en los bidones. Esto no tiene precio. 



La cascada de l'Adou, donde se aprovechaba su fuerza con un viejo molino. (Foto de Anchel Subirás)


Emerge el agua debajo las rocas (Foto de Anchel Subirás).


(Foto de Anchel Subirás).

Selfie en l'Adou de Bastareny (Foto de Anchel Subirás).


Recorrido realizado y desnivel.

Damos la vuelta, regresamos ya... vamos hacia el refugio trotando de nuevo, habiendo hecho un entrenillo de poco más de 6 km con 815 metros aculumados. Bueno para soportar un calor notable y antes de comer, remojarse en la fresca agua a pie del refugio. Un lugar de remanso de paz, contemplativo y lleno de fauna diversa y colorida como son las mágicas libélulas, Es como un bosque encantado...  Comemos con Fran, se escuchan los gritos de Mónica bañándose en las aguas a lo lejos, risas, charla de nuevo... parecía que no nos queríamos ir. Estábamos todos como en casa, en la casa de Fran. Sentirse así, ver que el reloj va dando cuentas, pensar en marcharse, era como que no encajaba en nuestros planes. Pero teníamos todos que irnos... así que empezamos el desfile de despedida, un hasta pronto, un hasta ahora y un hasta siempre. No ha sido una despedida, es algo que sigue... y es realidad. Un Go! amigos!


Despedida... yaaaa? (Foto de Marcelo Wooley).


Muchas gracias Fran por todas tus atenciones, a Jordi que te acompaña, la incondicional Lluna y tu generosa amistad. Un bon amic! Muchas gracias chicos... algo nuevo emerge en nuestros caminos y que entre atajos, juntos vamos a sortear en el sendero de la amistad... un GO! Un petonàs!

Y a mi vida... que te quiero! Gracias Marcelo por tus brillantes fotos también. Viéndolas... sobran palabras.










6 comentarios:

  1. Oooh! Que crónica tan sentimental y bonita. Muchas gracias por tus palabras, Mónica. Gooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Oooohhhh.....!!! Qué crónica tan bonita y llena de sensaciones. Las fotos muy bonitas también. Me alegro mucho de que disfrutaráis de ese fabuloso día de desvirtualización selfierunners. Un abrazo a tod@s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yolan!!! Muchos de vosotros... con Nosotros allí! Un besazo!!!

      Eliminar
    2. Muchas gracias Yolan!!! Muchos de vosotros... con Nosotros allí! Un besazo!!!

      Eliminar